No todo es politica en la vida.

Author 3

Me nombro como iIdiota, consciente de que estos ultimos dias solo interesa hablar de politica. Me permitiran que siga convencido de que lo que realmente nos esta faltando es acercarnos a los valores, a las necesidades del ser humano por reencontrar algo de luz, precisamente para salir de esa crisis donde nos han metido en parte nuestra clase politica.

En esa busqueda, necesito dedicar este escrito a la busqueda de algo que con el contacto con las personas se hecha mucho de menos, con la salvedad de que sin ello no se puede vivirl como es la felicidad.

Contigo no sentía dudas de querer compartir mi vida.

Mirarte frente a frente permite a mi corazón palpitar con el embrujo de la vida eterna.
Pretendo que me acompañes por mi sendero pasional de mi más simple existencia.

Deseo abrazarte con el convencimiento de que en ese instante te merezco.

Si amiga; te persigo te pretendo, compañeros de viaje o no te conseguiré, te buscare en cada rincón por donde pase, no dejare de pensar en ti, necesito saciarme de tu esencia mientras te  busco detrás de la sombras de mi soledad.

Creo en la obsesión de buscarte hasta el agotamiento, mereces que ponga mi vida en tus manos si te gozo un solo instante. Preséntate sin miedo, abusa de mi tiempo si pedir permiso, explota mis recuerdos, pero ante todo no olvides que el mundo te necesita.

Agradecidos o no ante tus regalos te queremos y te buscamos.

Te llaman Felicidad, te presentas ante nosotros con sonrisas, mariposas revoloteando por nuestras barrigas, besos envueltos de ternura infantil, abrazos sinceros necesitados de ti felicidad.

Besanos, seca nuestras lagrimas con la dulzura de una caricia, inúndanos de esperanza por seguir soñando, pero ven corriendo, te necesitamos.

No abandones el mundo por no comprenderlo, camina con nosotros de la mano, enséñanos a pasear por el deseo de amar a la incomprensión, regálanos pasión para levantarnos cada mañana, no lo hagas por mi, hazlo por el mundo.

Mi cachito de ti donde te guardo, me mira desde el cielo, en la tierra solo me queda la propia ilusión por huir y gritarte, te quiero felicidad.

 
David Creus Carrasco

Edicions locals