Final de la transición española

Author 3

Momentos de pasión, momentos de amargura.

Y pasó el 20 N en España, para unos como una oportunidad histórica según ellos, para otros como la continuación de la degradación a la que nos somete el sistema putrefacto de la burguesía.

Cabía esperar los resultados de unos y de otros porque estaba cantado. Lo que no está tan claro es como van a salir de ésta situación tan destructiva en la que todos los constitucionalistas nos han metido y ahora tenemos que sufrir en nuestras propias carnes por su oportunismo y delirio capitalista corrupto en el cual en mayor o menor medida están todos metidos.

De una cosa tenemos que estar seguros, el de que todo el robo que han hecho, todo el abandono de principios, fragmentación creada, desorientación y miles y miles de falsedades y mentiras vertidas a la sociedad en su conjunto, nos lo han echado encima nuestro, cargado para que lo llevemos como si fuera una gran losa. Es decir, camina o revienta.

El abandono del leninismo en 1976 por parte de Santiago Carrillo, que dirigía el PCE-PSUC, con su falso eurocomunismo y el abandono del marxismo por parte del PSOE, que dirigía Felipe González en 1977, así como los rastreros aparatos verticalistas de CC.OO y UGT a partir de los "Pactos de la Moncloa", que firmaron y defendieron, nos ha colocado en el horrible momento que estamos viviendo. No han hecho otra cosa que renegar a principios, servir al gran capital, destruir la unidad de la clase obrera y enchufarse lo mejor que han podido, y ahora "sálvese quien pueda" que ellos su papel de destruir ya lo han llevado a cabo con las indicaciones que tenían dadas por el imperialismo.

A partir de ahora, y a partir de cero, tenemos que empezar a construirlo todo, porque aquí sólo exísten las cenizas de lo que habíamos logrado, dado que lo han destruído absolutamente todo en éstos 35 años de falsa democracia burguesa.

Ahí queda bien claro y puesto de manifiesto, quienes son los que nos han gobernado todos éstos años y nos han hundido a tales niveles. ¡Hagamos memoria!. Quienes no quieren y reniegan del marxismo-leninismo, queda bien patente quienen son y de que parte están. No lo olvidemos porque la historia no es para olvidarla, ¡jamás!.

Mientras no enterremos la maldita herencia de la transición con la monarquía y le demos la vuelta a esas políticas reaccionarias que continúan haciendo esa colla de tiranos, no vamos a mejorar ésta precaria situación.

¡Ojo! con el capitalismo en su fase imperialista, porque se quiere REINVENTAR de nuevo a toda prisa, para seguir robando, seguir explotando y seguir matando del modo que sea, no les importa el asesinato de vidas inocentes.

Ante la brutal ofensiva que está lanzando el neoliberalismo cotra la ciudadanía, los partidos comunistas como el PCOC-PCOE y demás destacamentos revolucionarios, deben de estar dando la batalla donde están los problemas, ahora y siempre, ese es el cometido de todo comunista.

La ideología capitalista descoloca el sistema neurológico a las gentes de frágil personalidad, frágil ideología y les descoloca su mente de forma irracional, abrupta, embruteciendolas en la sociedad en que vivimos.

¡VIVA LA CLASE OBRERA, Y VIVA EL MARXISMO-LENINISMO!
¡EL FUTURO ES NUESTRO, CONSTRUYÁMOSLO!.


Francisco Gargallo Lizandra (Comunista).

Edicions locals