La ingobernable marea política

Redacció

El panorama político surgido en las urnas después de las elecciones generales del 20D dibuja, según nuestro criterio, un panorama realmente preocupante para el futuro de nuestro país. El bi-partidismo tan demostado por algunas formaciones se presenta envuelto en un halo de moderna novedad que, sin sonrojarse y desde una ausencia total de modestia, se arrogan el papel de salvadores de una perversa democracia liberal, ofreciendo trasladar experiencias totalitarias disfrazadas de “democracias” horizontales al más puro aroma bolivariano, que tan nefastos resultados han llevado a las poblaciones donde se han aplicado. La inoperancia de dichas políticas no sólo es un desastre para la economía del país y  la vida de los ciudadanos, además conlleva la división y el enfrentamiento social ante la falta de libertades y derechos. Que nuestra democracia es imperfecta y mejorable no cabe duda pero, a diferencia de las nuevas propuestas, es una democracia de corte europeo en mayúsculas.

 


Alejándonos de un punto más filosófico de las “nuevas” políticas y volviendo al pragmatismo de la situación que vamos a vivir los próximos meses, vemos una italianización de la política española, con las atomizadas bancadas del congreso de los diputados, porque lejos de incorporar partidos políticos con mensajes claros y fiables, se juntan grupos y formaciones en una amalgama de pequeños partidos, asociaciones, movimientos etc. ,  que sólo con la simple intención de ponerse de acuerdo entre ellos para realizar alguna acción, su inoperancia aporta la ingobernabilidad del país que lejos de tanta marea asamblearia necesita una gestión eficiente, inmediata y real que sigan llevándonos a todos hacia un futro prometedor en el marco de la construcción europea.

 


Por último queremos agradecer desde el Partido Popular el apoyo recibido a nuestra formación por parte de los ciudadanos, concediéndonos el honor de volver a ser la fuerza más votada en el conjunto de España.
 

Edicions locals